Enojo

Para mí, enojo era mirar con cara de odio a la persona con la que tenía el conflicto, callarme, alejarme y volver con un poco de rencor, para que días después actuase como si no hubiera pasado nada.

Esta idea tan equivocada, pero sobretodo este enojo guardado buscó la manera de salir, y ¿cómo lo hizo? Pues con ansiedad, de que mejor manera le iba a hacer caso yo, si no hubiera sentido estar al borde de la muerte imaginaría, por alguna idea irreal (pero que a mí, me parecía tan en serio).

Por lo que busqué una mejor manera de canalizarlo, ahora me verás gritar sola en mi cuarto, golpeando almohadas o saliendo a hacer deporte, para inmediatamente después de haber expulsado esa energía de mi cuerpo, ir y hablar (mucho más calmada) con la persona del conflicto. Enfocándome en buscar una solución para el problema, una negociación. Entre ambos. En la manera que fuera posible.

Así que terminé aceptando que sí, me enojaba y mucho, pero también me di cuenta que cuando expresaba lo que sentía, pasaban tres cosas importes: a) La relación que tenía con las demás personas, mejoraba (porque terminábamos buscando lo que es mejor para ambas partes) b) Cada vez me enojaba con menos intensidad, lo que antes podía irritarme al límite, ahora me causaba un simple enfado. c) Me enojaba menos conmigo misma, si dejaba que la emoción se estancase en mi cuerpo, se mostraba en forma de enojo hacía mí o bien en forma de síntomas de ansiedad 

enojo 2

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s