Día a día

He podido notar la manera como muchos de nosotros nos conformamos con una vida monótona, aburrida. El inicio de clases o el inicio de trabajo para algunos, estoy segura que para la gran mayoría es sinónimo de stress y cero ganas de despertar el lunes por la mañana. Es por esto que he decido aplicar en mi vida pequeños cambios,  porque estoy segura que no es el momento de dejar la universidad habiendo llegado al noveno ciclo, y supongo que será lo mismo para los que trabajan, con la crisis económica actual.

A lo que me refiero, es que no tienes que cambiar de vida, no tienes que volver a nacer (y aunque quisieras no podrías, lo lamento) así que decide hacerte responsable de la situación que tienes en frente, ahora mismo. Te invito a cuestionarte, cada momento que logres recordarlo, y poco a poco más frecuente, ¿Estoy cómodx ahora? Presta atención a tu cuerpo, dale lo que te está pidiendo. Con esto no quiero decir, que pidas vacaciones, y te las des. Sino más bien detalles, como agua, alimento, comodidad en tu postura a la hora de estar sentado o parado, o tal vez necesitas estirarte, hablar con alguien o simplemente tomarte cinco minutos. Es empezar una relación de conocimiento con uno mismo, de amor y cuidado. También puedes añadir a tu día cosas que te alegren solo con verlas, como el color de tu habitación, poner flores, escuchar música, usar lapiceros de colores diferentes, colocar notas con frases agradables, tener imágenes graciosas cerca, o un fondo de pantalla que te guste, mensajes que te recuerden algo bonito, pequeños detalles contigo mismo.

flores

Y luego que vayas cambiando pequeñas cosas, empezarás con otras que necesitan más tiempo, como son los hobbies, aquellos que en verdad disfrutes. Aquí quiero que te cuestiones, si las cosas que estás haciendo para entretenerte realmente te desconectan. A mí me pasó con una serie que veían online, era en verdad emocionante, viéndola me olvidaba de todo, pero ¿qué pasaba?, que cuando terminaba de verla, me dejaba esa sensación de “quiero más”, terminaba viendo cinco capítulos seguidos, con lo que se me pasaba medio día, descubrí que no me sentía bien al darme cuenta que pude dedicarme a hacer cosas que me hacían sentir mejor. Por ejemplo, he empezado a hacer yoga, al final de cada sesión, terminas con una sensación de relajación, de tranquilidad, y llena de energía para hacer otras cosas. Para ti puede ser, meditar, hacer algún deporte, pintar, cantar, pero es importante que lo disfrutes y evalúes la sensación que trae consigo.

Y tal vez pienses, “no tengo tiempo”. Y como yo en un inicio te habría dicho, yo tampoco. Pero me di cuenta de dos cosas importantes. Primero, la tecnología. Analicé, qué actividad durante el día hacía, que me ocupaba tanto tiempo y estaba dispuesta a sacrificar, ya que obviamente no me hacía sentir satisfecha. Noté que entraba a todas mis redes sociales, sin ningún objetivo en específico, y por largos periodos de tiempo. Este tema es muy común, yo decidí cambiar este hábito. En segundo lugar, si me dices que no tienes tiempo para hacer cosas que realmente disfrutas, que te hacen sentir vivo, decirlo ya es lamentable, porque si no quieres vivir tú, ¡nadie más va a hacerlo por ti! 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s