Valor como persona

La imagen que tenías antes de que llegase la ansiedad a tu vida, estoy más que segura que era mostrarte capaz, bajo control, inteligente, o físicamente atractivo, y si no era una de estas, puede que tengas «algo» a lo que te aferrabas fuertemente en demostrar que por ello merecías un lugar en este mundo. Pero es cuando la ansiedad llega… y dudas, te comienzas a preguntar sí todo eso que tú creías lo más importante es suficiente ahora que tienes ansiedad. Me refiero, hora que sientes que tu cuerpo tiene todos estos síntomas, que tienes ganas de salir corriendo en situaciones que te representan un peligro cuando para otros no, o que simplemente llevas disimulando tanto tiempo que te sientes cansado ya de seguir luchando día a día.
La inseguridad que se siente de ¿Me aceptarán, me querrán, aún cuando estoy todo falloso?
Es normal que pases por este tipo de interrogantes, y es qué son necesarias. Necesarias porque tienes ideas equivocadas de tu valor interno. No eres merecedor de amor solo por tus cualidades físicas, ni por tus capacidades intelectuales, mucho menos por una sola de esas cosas. Mereces amor solo por el hecho de existir, porque eres un milagro que miles de células logran tener en pie, porque además de las cualidades que tienes son el conjunto de todo tu ser lo que hace ser único, son tus anhelos más profundo llenos de bienestar y felicidad los que te hacen especial. Y la ansiedad llega moverte el piso, y reconectarte con lo que eres, para que dejes de buscar la aprobación externa y mires hacía dentro, a el lugar donde están ocurriendo esas molestias, para que empieces a trabajar en ellas, la idea de creer que eres mejor que los demás, cuando es mejor mudar de pensamiento a «mereces amor, tanto amor como todos. »
Recuerda que  la ansiedad no es una enfermedad a la que estás condenado a soportar, es tan solo el camino que debes de recorrer, tomando en cuenta las señales que te presenta, te aseguro que te llevará a un inicio de una vida que será mucho más trascendente solo porque es tuya.

Advertisements

Día a día

He podido notar la manera como muchos de nosotros nos conformamos con una vida monótona, aburrida. El inicio de clases o el inicio de trabajo para algunos, estoy segura que para la gran mayoría es sinónimo de stress y cero ganas de despertar el lunes por la mañana. Es por esto que he decido aplicar en mi vida pequeños cambios,  porque estoy segura que no es el momento de dejar la universidad habiendo llegado al noveno ciclo, y supongo que será lo mismo para los que trabajan, con la crisis económica actual.

A lo que me refiero, es que no tienes que cambiar de vida, no tienes que volver a nacer (y aunque quisieras no podrías, lo lamento) así que decide hacerte responsable de la situación que tienes en frente, ahora mismo. Te invito a cuestionarte, cada momento que logres recordarlo, y poco a poco más frecuente, ¿Estoy cómodx ahora? Presta atención a tu cuerpo, dale lo que te está pidiendo. Con esto no quiero decir, que pidas vacaciones, y te las des. Sino más bien detalles, como agua, alimento, comodidad en tu postura a la hora de estar sentado o parado, o tal vez necesitas estirarte, hablar con alguien o simplemente tomarte cinco minutos. Es empezar una relación de conocimiento con uno mismo, de amor y cuidado. También puedes añadir a tu día cosas que te alegren solo con verlas, como el color de tu habitación, poner flores, escuchar música, usar lapiceros de colores diferentes, colocar notas con frases agradables, tener imágenes graciosas cerca, o un fondo de pantalla que te guste, mensajes que te recuerden algo bonito, pequeños detalles contigo mismo.

flores

Y luego que vayas cambiando pequeñas cosas, empezarás con otras que necesitan más tiempo, como son los hobbies, aquellos que en verdad disfrutes. Aquí quiero que te cuestiones, si las cosas que estás haciendo para entretenerte realmente te desconectan. A mí me pasó con una serie que veían online, era en verdad emocionante, viéndola me olvidaba de todo, pero ¿qué pasaba?, que cuando terminaba de verla, me dejaba esa sensación de “quiero más”, terminaba viendo cinco capítulos seguidos, con lo que se me pasaba medio día, descubrí que no me sentía bien al darme cuenta que pude dedicarme a hacer cosas que me hacían sentir mejor. Por ejemplo, he empezado a hacer yoga, al final de cada sesión, terminas con una sensación de relajación, de tranquilidad, y llena de energía para hacer otras cosas. Para ti puede ser, meditar, hacer algún deporte, pintar, cantar, pero es importante que lo disfrutes y evalúes la sensación que trae consigo.

Y tal vez pienses, “no tengo tiempo”. Y como yo en un inicio te habría dicho, yo tampoco. Pero me di cuenta de dos cosas importantes. Primero, la tecnología. Analicé, qué actividad durante el día hacía, que me ocupaba tanto tiempo y estaba dispuesta a sacrificar, ya que obviamente no me hacía sentir satisfecha. Noté que entraba a todas mis redes sociales, sin ningún objetivo en específico, y por largos periodos de tiempo. Este tema es muy común, yo decidí cambiar este hábito. En segundo lugar, si me dices que no tienes tiempo para hacer cosas que realmente disfrutas, que te hacen sentir vivo, decirlo ya es lamentable, porque si no quieres vivir tú, ¡nadie más va a hacerlo por ti! 

 

Hambre

Hace poco escuchaba uno de los podcast de Ana Arizmendi, psicóloga de la alimentación, en su página te ayuda a descubrir la relación que tienes con la comida. Lo que más me gusta es su mensaje, guiado al autocuidado y al autoconocimiento (si tiene problemas con lo relacionado a alimentación, tiene publicaciones muy recomendadas).

Uno de los podcast, llamado “5 súper alimentos” , en el cual no habla de la maca ni de la chía, como bien lo dice ella, sino de estos cinco, que te resumo a continuación:

1. Contacto físico: A través del contacto físico, el cerebro libera oxitocina, que le hace frente al cortisol, el cual surge por el estrés. Un elevado nivel de cortisol en la sangre favorece en mucho al almacenamiento de grasa corporal y aumento de colesterol.  Es el contacto físico el que nos  ayuda a sentirnos seguros, reconfortados, sensaciones muchas veces buscadas en la comida.

Podemos nutrirnos de contacto físico tomando de las manos a alguien, acurrucándote con toda persona, dándote o recibiendo masajes,  mediante las relaciones sexuales, cosquillas, como también con el autoerotismo.

contacto

2. Silencio: Nos permite ser y estar en el momento presente. Sin estímulos externos, para poder sentir el ruido interno, que normalmente no notamos, el cual puede abrumar en un inicio, pero conforme te permitas estar solo contigo aquí y ahora, le estarás brindando a tu cuerpo y mente, descanso (casi o más que una siesta) ¿Cómo saber que necesitamos si ni siquiera nos escuchamos? Si nos detuviéramos a hacer una pausa al sentir esa hambre, esa sensación de vacío, no sería llenado con comida, sino estando con nosotros mismos en silencio.

Nos nutrimos con silencio dándonos momentos de silencio al iniciar y terminar el día, sin tecnología cerca, haciendo  retiros, realiza actividades cotidianas en silencio, ir a paseos, hacer pausas de silencio a lo largo del día.

silencio

3. La risa: Antídoto contra el estrés, liberan endorfinas un neurotransmisor que disminuyen la ansiedad, ayuda a que nos sintamos en calma, relaja el cuerpo, fortalece el sistema inmunológico, libera la tensión muscular, aumenta nuestro nivel de energía.

Para nutrirnos de risa podemos ver y escuchar comedia, tomar las cosas con humor, practicar yoga de la risa, jugar con niños y mascotas (jugar más en general) riendo con chistes y bromas.

risa

4. Placer: ¿Con qué frecuencia haces aquello que disfrutas? Realizar intencionalmente dichas actividades, provoca que se liberen una serie de sustancias bioquímicas, produciendo bienestar, ayudando a dormir mejor, relajando los músculos, regulando el apetito y la saciedad, aumentan el apetito sexual, además nos ponen en un estado sereno y tranquilo. Dejar la productividad de lado para hacer algo solo por el gusto de hacerlo, sin esperar un resultado en específico.

Para nutrirnos de placer debemos comenzar a incluir actividades que nos produzcan placer, y hacerlo con frecuencia. También podemos empezar a  disfrutar de las cosas que ya haces, no es lo mismo tomar un café a prisa que disfrutar de su aroma, color, temperatura, de esta manera se pueden realizar  muchas otras actividades. Por ello pon atención a las cosas que ya haces y entrégate completamente a esa experiencia. Además puedes intentar probar cosas nuevas, nuevos sabores u olores.

placer

5. Dormir: Mediante una buena calidad de sueño, se favorece a la realización de muchas funciones físicas y psíquicas que nos ayudan a mantenernos en equilibrio. El cansancio físico, no se remedia con café ni comiendo azúcar, cuando lo que tu cuerpo está pidiendo una siesta o darte una pausa.

Para nutrirnos de un buen sueño, se recomienda dormir entre 6 a 9 horas diarias, en total oscuridad, reduciendo lo más posible los estímulos externos conforme se acerque la hora de descansar, además podemos diseñar un ritual de sueño que nos ayude a relajarnos, así como cenar una hora antes de ir a la cama.

nap

Como verás, no es nada que encuentres empaquetado detrás de una vitrina, su costo es prácticamente nulo. Si tienes un tiempo siguiendo su página, comprenderás que la idea que promueve, es que el cuerpo tiene hambre no solo de alimentos, sino también de seguridad, amor, afecto, contacto con la naturaleza, silencio, entre otros. Pero como no prestamos atención a nuestro cuerpo, automáticamente comemos (muchas veces de una manera poco saludable) con tal de darle satisfacción inmediata o calmar esa sensación de hambre.

¿Y tú, incluyes estos alimentos en tu vida? 

Meditación

Estoy de vuelta y con novedades. Primero, tengo un gato, y es el gato más adorable en la faz de la tierra, se llama Coco.

gato

Segundo es algo que me tiene entusiasmada y orgullosa de mi misma. He logrado meditar diariamente por tres semanas seguidas.

He escuchado mucho la recomendación de personas que han logrado salir de la ansiedad utilizando la meditación como herramienta (no como la única, pero sí como una importante). Así que decidí hacer de la meditación un hábito, y ser constante. Por lo que ahora puedo  platicarles un poco de mi experiencia.

Debo decir, que tiene mucha lógica que funcione frente a la ansiedad, y en verdad me gusta lo que vas alcanzando poco a poco. En primer lugar me parece algo lógico debido a que nuestra mente o bien está en el pasado, o en el futuro, o preocupándose, pero muy pocas veces está en el aquí y ahora. Lo que me lleva a lo segundo, lo que vas alcanzando es aprender a estar consciente, con tus cinco sentidos de los que está ocurriendo en tu presente, que en mi opinión es la clave de la vida, el disfrute del instante actual, sea cual sea tu situación, donde te encuentres, y con quién te encuentres, puedes elegir disfrutar de las pequeñas cosas, como ver la luz del atardecer en las calles, el viento que choca en tu cuerpo cuando caminas,  o simplemente sentir que respiras, son algunas de las cosas que he notado últimamente y de las cuales me he sentido muy agradecida.

MEDITAR

En verdad lo recomiendo, no solo por lo mucho que he leído sino también por como mi cuerpo me pide meditar (cada noche antes de acostarme), los cambios que he notado en mi durante y después de hacerlo, porque me ha permito estar más atenta a las sensaciones en mi cuerpo y escuchar cuando llegaba la ansiedad, pero sobretodo porque logro disfrutar más de acciones que antes tomaba como rutinarias.

Por supuesto no soy una experta, así que aquí te dejo una página que te ayuda poco a poco a ir dándote 10 minutos de atención plena ♥

Fake Ambition

Blue Monday.En verdad es la primera vez que escucho sobre esta fecha, y me sorprende que lleve más de una década. Pero bueno, más allá de la fórmula que hayan utilizado  Cliff Arnall, ha llamado mi atención uno de los factores. El hecho que  (de alguna forma matemática)  es el lunes  que vamos a tomar conciencia de que nuestros propósitos del año, han fracasado. Ya sea porque ni siquiera los empezamos  o  porque no logramos mantenerlos. Llega la última semana de enero y ya nos dimos cuenta que nuestros objetivos 2016 no se van a cumplir. Y por favor no culpen al lunes.

lola

Ilustración de Lola Vendetta

Y es así… tus propósitos no se van a cumplir.

Si tu propósito era vivir sin ansiedad. Porque ya saben lo fregado que es. Entonces empiezas el año haciendo lo que deberías hacer, ya sea meditando, haciendo deporte, aplicando algunas herramientas, canalizando emociones o simplemente expresándolas, etc, etc. Y si este es tu caso, y has llegado a este día, afirmando “nunca voy a salir de esta mierda.” (Así, sin tapujos, ni decencia.)

Yo te diría: ¡ Falsa Ambición!. (Aplicable a cualquier otro objetivo que te hayas trazado.)

¿Por qué fake ambition? Porque no estás dispuesto a pagar el precio de conseguir tus metas. Escribirlas en un papel fue fácil. Mantenerte realizando todo el plan que propusiste, ahí  es donde empieza el trabajo y el esfuerzo.

Los que han logrado “salir de la ansiedad” se ven ahora tan tranquilos y calmados. Parece que frente a cualquier problema, ellos sabrán afrontarlo. Además disfrutan de su vida, son libres, viven en el presente. Hasta parece que el stress se ha rendido ante ellos. Pero no observamos todos los sacrificios que hicieron para llegar hasta aquí:

  • El tiempo y dinero que invirtieron en psicólogos y terapias.
  • No observamos el coraje y el esfuerzo al enfrentarse a sus miedos cada día.
  • No tenemos ni idea de la cantidad de sensaciones desagradables que tuvieron que sentir en su cuerpo durante todo el proceso.
  • Tampoco vemos la cara de disgusto o de molestia de su familia, pareja, amigos y conocidos, al mostrarse aún vulnerable ante la ansiedad.
  • No vemos lo momentos de frustración y coraje, al descubrir que tenía que seguir adelante a pesar del desánimo.

El propósito de  estar libre de ansiedad, sigue presente. Pero no lo vas a conseguir si no estás dispuesto a pagar el precio en verdad, si quieres lograrlo debes estar comprometido al 100%. Debes de saber que las acciones por más pequeñas que sean son parte del camino que necesitas recorrer. Nadie más lo va a hacer por ti.

Que el blue Monday solo sea una fecha  para recordarte que tienes propósitos, que te mereces una vida plena y está bajo tu responsabilidad hacerla realidad. ¡Feliz Lunes! 

SER MUJER

Resulta que existe un vínculo entre mi ciclo menstrual y el proceso interno, llamado ansiedad. Cosa que le pasa a todas la mujeres pero siento que en especial a todas aquellas mucho más sensibles y cambiantes, como lo son las piscianas (cambiantes como el océano). Es aquí donde se juntan todas las hormonas, estados de ánimo, culpabilidades, autocuidado entre muchas, muchas otras cosas.

Si ya de por sí, por pertenecer a esta sociedad (aquella que te dice que tienes que ser una súper mujer, tener un cuerpo escultural, trabajar para ser independiente, ser buena madre, buena esposa, buena hija, buena amiga, agréguese aquí infinitos estereotipos.) te obliga, te empuja, a lograr todo esto, haciendo de tu cuerpo, mente y espíritu una máquina destinada a producir y a tambalearse entre tantas presiones. Y nosotras como hijas de nuestras madres, las cuales también fueron criadas bajo estas ideas. Sufrimos los estragos, nada más ni nada menos, que en nuestro interior.

Dependiendo del ciclo en que te encuentres, vas a ver como tu cuerpo busca la forma de avisarte cuando está dando de más, sin recibir cosas esenciales como alimento sano, agua, movimiento, descanso, amor. Es por eso que cuando estás pre-menstrual se juntan todas esas ganas de llorar, lo que durante los días anteriores al ciclo no canalizaste, vienen esos dolores que te tumban a la cama,  o estás más irritable con el mínimo estímulo ( aguantaste demasiados enojos) y entre otras cosas, que para cada mujer serán diferentes.

No bastante con esto, la ansiedad se une a esta huelga interna, haciéndote sentir sobre todo en el ciclo pre- menstrual que tú no podrás salir nunca de este “problema”. Al estar más sensible, sientes más los síntomas y es entonces donde te sientes más frustrada, creyendo erróneamente que han aumentado.

He ahí la importancia de saber como mujer, con ansiedad o sin ella, cuando son los mejores momentos durante el mes para realizar determinadas actividades. Tuve la oportunidad de chocar de casualidad con un blog, que te invita a conocerte a ti misma y a las cuatro mujeres que viven dentro de ti, se llama el camino rubí. Más allá de lo que puedas leer te invito a prestar atención a la única persona que te acompañará el resto de tu vida, TÚ 

ABRAZO

Amor ante todo

Se me hace difícil volver al lugar donde crecí (Cajamarca) y encontrarme con toda mi familia. Tengo algunos miedos que aparecen para recordarme que hay cosas aún por trabajar.
Es en estas fechas que siento a la ansiedad más latente, no se si solo me pasa a mí. Pero creo que está íntimamente relacionada con el exponerme y estar frente a esas personas que me conocen desde pequeña, y me han visto reír, llorar, enojarme, pero aún así me cuesta, siento esa presión, que te obliga a estar bien porque sino podría malograr la navidad.
Mágicamente, he descubierto algo que está tan relaacionado con estas fechas y con la ansiedad misma: el amor.

Si estoy pensando como lo mencioné aquí arriba, es porque he pasado por alto el amor hacía mi misma, primero de aceptar que no voy a estar a un 100% cuando mi cuerpo y mi ser está pasando por un proceso interno.

Segundo, el hecho de “malograr”  la navidad, es negar el valor que tengo en mí misma solo por el hecho de existir, porque no solo tengo momentos malos también tengo sentimientos y actitudes que me hacen un ser humano único, capaz de lograr grandes cosas.

Por eso te invito a reconectar con tú amor propio, para partir desde ahí y poder ofrecer amor a todos los demás, valorando tanto su presencia en estas fiestas como también la tuya.

Y si te sientes mal, respira, acepta, recuerda que todo lo que sucede es por algo bueno y no olvides que el año que viene estarás mucho mejor. ¡Un abrazo fuerte y felices fiestas llenas de amor!

image